top of page

Exhibición

Beberemos el Vino Nuevo, Juntos! propone que los artistas creen nuevos tipos de sentido a partir de y a través del caos en tiempos precarios. Durante el periodo 2020-2022, más de setenta artistas de todos los continentes colaboraron en este proyecto a través de contramapas, obras de arte postal , estrategias performáticas y experimentos en la creación de espacios expositivos virtuales. Un archivo suave de arte postal, inspirado en el juego surrealista del "cadáver exquisito", serpentea por la galería, organizado como una especie de sistema meteorológico afectivo de conexión humana.

 

Para empezar, unos 34 artistas de todo el mundo fueron invitados a intervenir física y digitalmente en un mapa del mundo, a través del correo electrónico. A continuación, se acumularon obras de arte postal en miniatura, marcas postales y obras de videoarte a medida que el proyecto viajaba de artista en artista, considerando la práctica artística y la solidaridad como un "servicio esencial". Catalina Mena escribe sobre este proyecto:

"Contra la suspensión del tiempo y el aislamiento físico, la obra activa un proceso de circulación que reúne lo que está separado. Subjetividades creativas se cruzan, superponen y entremezclan, creando una coreografía planetaria. Mientras el mundo se cae, la obra lo reconstruye. Cada gesto interactúa con el otro, afecta y es afectado, contamina y es contaminado, en un juego transformador de los afectos".

 

La exposición se desplaza a través de formas de arte y lenguajes técnicos -dibujo, performance, coreografía, bordado, poesía, vídeo, exposición virtual y contramapas. De Australasia a África, de Asia a Europa y a Chile, un archivo caótico de documentos precarios atestigua colectivamente la vitalidad de los pequeños actos de continuación imaginativa para estimular lo que puede ser el lenguaje, mediante la acumulación de gestos de tacto y conexión, a través de las lenguas y los continentes.

This resulting exhibition deviates through art forms and technical languages: drawing, performance, choreography, embroidery, poetry, video, virtual exhibition, and counter-mapping. At a time of deep uncertainty, this project proposes that making new meanings out of and through chaos is a responsibility of artists. From Australasia to Africa, from South America to Europe, from Asia, from North America to Chile, this  project presents a chaotic archive of precarious documents that may be insubstantial individually, but that collectively testify to the vitality of small acts of continuation to invigorate what language can be, through a dedicated accumulation of simple gestures of touch and connection across languages ​​and continents.

Emergencia: ¡Beberemos el vino nuevo juntos!

-Catalina Mena